martes, 6 de febrero de 2007

LUKE CAGE,SUPERHEROE BLAXPLOITATION.


...Ponían todas las películas y cuando los empresarios no conseguían nada, iban a un arrendador, a buscar películas de kung-fu o blaxploitations como Coffy, Instituto Coolie... ¡Cuando realmente necesitaban dinero programaban juntas El furor del Dragón y Los cinco dedos mortales de Kung-Fu!. Yo me quedaba ahí colgado todo el día. Algunas semanas hacían el negocio sólo conmigo. Por lo demás es cierto que me encantan los comics. Mi héroe favorito era Luke Cage, héroe de alquiler, un super-héroe negro salido de los 70.” Quentin Tarantino


Uno de los hechos que han caracterizado a la Marvel ha sido, desde siempre, el recoger en sus páginas los acontecimientos, los problemas, las modas... de cada momento. Si repasamos los comics del Capitán América de finales de los 60 y primeros 70, vemos reflejado, directa o indirectamente, el caso Watergate, las revueltas estudiantiles, el orgullo negro, el barrio de Harlem convertido en un hervidero a punto de estallar... ahí es donde surge el Halcón, justiciero alado que acompañará al Capi y que velará por sus hermanos negros. Por la misma época llegan a USA las películas de Bruce Lee y similares, y estalla una fiebre inusitada que hace florecer escuelas de artes marciales por todo el país. La Marvel no pierde el tiempo, y se editan comics de Shang-Chi, maestro del kung-fu, los multirraciales Hijos del Tigre, y, el definitivo, Puño de Hierro. Igualmente, el fenómeno blaxploitation tuvo su respuesta en la compañía de Stan Lee. De todos los que surgieron quedó como más significativo Luke Cage, alias Powerman: el espíritu de la blaxploit quedaba encarnado (bueno, dibujado) en el superhombre negro más chulo y macarra. En 1972 aparece el super-héroe negro que tendría una colección más duradera, era Luke Cage o Powerman, héroe de alquiler. Cuyas historias durarían hasta 1986, o sea unos 14 años. Durante varios años, la Marvel Comics Group estuvo influida por las modas cinematográficas, de ahí que de cada género sacaran personajes. Del western saldrían Dos Pistolas Kid, Kid Colt, Rawhide Kid, El Jinete Fantasma, Ringo Kid... De la Segunda Guerra Mundial el Sargento Furia. El terror con La tumba de Drácula, Zombie, Vampire Tales... Las artes marciales con Sang Chi, Puño de Hierro y Los Hijos del Tigre. Aventuras en la selva a cargo de Kazar, Shanna la Diablesa y Lorna. Las películas de espías tendrían su traslación con el Coronel Furia. Y desde 1971 irrumpieron las blaxploitation, películas principalmente de acción dirigidas al público afroamericano que deseaban identificarse con sus héroes amorales y viriles: Shaft, Superfly, Slaughter, Tommy Gibbs, Truck Turner, Hitman.... y sus heroinas orgullosas y esculturales: Cleopatra Jones, Coffy, Foxy Brown, TNT Jackson, Velvet Smooth... y la Marvel no se iba a quedar cruzada de brazos ante semejante filón. Powerman era bien diferente a otros super-héroes hermanos de raza, ni estaba a la sombra del Capitán América como el Halcón, ni era un rey africano como Pantera Negra, tampoco un talento científico como Goliat Negro. Su origen es en la cárcel, donde fue a parar injustamente por posesión de drogas. Para conseguir una reducción de su condena se somete a un experimento científico que le acaba dejando la piel dura como el acero. Tras huir de la prisión y dado por muerto pasaría varios años de su colección con el peligro de ser descubierto por su pasado carcelario. Con un rostro que recuerda a las estrellas blaxploitation y antiguas figuras del fútbol americano Jim Brown, Fred Williamson, Bernie Casey.... y una arrogancia propia de boxeadores negros de aquel momento (Muhammad Alí y José Legrá) como del pasado (Jack Johnson), sólo había que ver lo que le soltaba a un super-villano de la talla del Dr. Muerte, amo y señor de Latveria y pesadilla de los 4 Fantásticos: “¿Dr. Qué?, vamos chicos, nadie va por ahí con un bote de lata en la cara y un nombre tan cómico”. En los primeros tiempos la serie era muy diferente a lo que vino después. Powerman vivía en un cine de la calle 42 donde sólo proyectaban viejos westerns y se enfrentaba a auténticos super-villanos de derribo, caso de Mr. Pez, Mariah Negra, Cucaracha Hamilton, Chemistro, Lionfang,... todos ellos además de ser de raza negra, eran auténticos perdedores y FREAKS con mayúsculas. Ya empezaban a aparecer algunos personajes fijos en la serie como D. W., sobrino del dueño del cine donde vive Luke, el doctor Noah Burnstein, que fue autor del experimento que le dejó la piel como el acero, y su novia de entonces, la doctora Claire Temple, ayudante del anterior; el periodista Phil Fox, que trabajaba en el periódico de Jonah Jameson, el Daily Bugle, y andaba tras Cage investigando su pasado, en una ocasión éste levantaba al periodista y lo amenazaba con arrojarlo por la ventana, “¿No has visto Shaft?” le decía; Pulga, confidente de nuestro héroe y una auténtica sanguijuela, y Toby, músico ciego que también pasaba información a Powerman. También por aquella época aparece como invitado en la colección de Spiderman, al ser contratado por el editor Jonah Jameson para que acabe con el trepa-muros a puñetazo limpio. Aunque finalmente hicieran las pases y Cage obligara a comerse sus billetes al mastica puros. Por entonces pasa una temporada sustituyendo a la Cosa en los 4 Fantásticos y forma parte de los Defensores, pero Powerman era un héroe solitario y volvió a actuar por su cuenta como héroe de alquiler, es decir un super-héroe que cobraba por sus servicios, algo que no era normal en el universo Marvel.

Las Hijas del Dragón
Si Powerman y Puño de Hierro eran la plasmación de las blaxploitations y las películas de artes marciales al comic, las Hijas del Dragón lo fueron en su versión femenina. Misty Knight era una expolicía negra que perdió un brazo a causa de una bomba puesta por unos terroristas y sustituía éste por uno biónico, llevaba un peinado afro que recordaba a la militante negra Angela Davis y a las protagonistas femeninas de la blaxploiatation, como éstas tenía un carácter duro y orgulloso. Su compañera, Coleen Wing, hija de padre americano y madre japonesa, era experta en artes marciales y llevaba una katana. Misty era la compañera sentimental de Puño de Hierro (la primera pareja interracial de la Marvel), y algunas veces aparecían junto a él y Powerman y otras en aventuras independientes. Recordamos una en la que se enfrentaban en Hong Kong a un zar de la droga que las hacía adictas a la heroína. Este villano ignoraba el brazo mecánico de nuestra heroína de color, donde le inyectaba la droga, pero su compañera lo pasaba realmente mal y le daba un toque verdaderamente fuerte a las historias de esta pareja de detectives. Fue publicada en España en los 70 por Vértice dentro de su colección Relatos Salvajes, e incluía algunos desnudos de la Wing. En el número dos de las Aventuras Bizarras que publicara Forum (Planeta de Agostini) en sus primeros años, dedicado a super-heroínas incluía una aventura de las Hijas del Dragón enfrentándose a una vampiresa, esta historia también rebozaba sensualidad. Lo más parecido a las Hijas del Dragón que hemos podido encontrar en el mundo del celuloide es el film Velvet Smooth (Michael Fink, 1976), editado en nuestro país en vídeo por Vigersa con el título de Suave Terciopelo, donde el grupo de chicas detectives en este caso eran tres: Velvet Smooth, Frankie y Ria , dos negras y una hispana, y era una de las chicas de color, Velvet (interpretada por Johnnie Hill), la que llevaba el mando y recordaba bastante a Misty Knight: agresiva, guapa y sensual, experta luchadora y de rudo talante. Velvet Smooth es quizá una de las blaxploitations de menos presupuesto y más macarras que hemos podido ver, y su metraje está repleto de coreografías de las protagonistas enfrentándose a los hombres del capo del ghetto. Los fans de las Hijas del Dragón tampoco pueden perderse Cleopatra Jones y el Casino de Oro (Charles Bait,1975), donde la intrépida agente de narcóticos encarnada por Tamara Dobson debe de viajar en esta segunda aventura a China para luchar contra la malvada Dama Dragón (Stella Stevens), y recibirá ayuda de una agente del país. En este caso no son detectives, sino que trabajan para distintos gobiernos, aunque el resultado es el mismo: blaxploitation, artes marciales, acción interracial y chicas guapas.
- Eduardo Álvarez Cónsul, Alfonso & Miguel Romero

La sociedad con Puño de Hierro En 1977 la vida de este super-héroe cambia cuando consigue que se demuestre su inocencia. No volverá a la cárcel, y es cuando se asocia con Puño de Hierro, el típico chico rubio americano pero criado en el Tíbet, una auténtica máquina de luchar y experto en kung-fu. Se asocian y tienen un abogado de prestigio. Es cuando Powerman es abandonado por Claire Temple (“Yo no soy Cleopatra Jones, ni siquiera Misty Knight” le argumentaba) y conoce a su nueva novia, la modelo de pocas luces Armony Young. También aparecen en la colección las Hijas del Dragón, agencia de detectives formada por dos mujeres, Misty Knight y Collen Wing, la primera una expolicía negra novia de Puño de Hierro y la segunda una chica mitad americana mitad japonesa. Powerman y Puño de Hierro forman un dúo que dará muchas alegrías a los lectores con sus historias de aventuras donde se mezclan enemigos del pasado con otros del presente, como Dientes de Sable, Halcón de Guerra, la Brigada de Demolición, el Monolito Viviente... A pesar de juntar a dos héroes que provenían de dos modas cinematográficas como la blaxploitation y el cine de artes marciales, cuando estos dos géneros dejaron de ser rentables, la serie continuó y superó dichas modas. A lo largo de la colección los dos héroes de alquiler lo mismo estaban en los peores tugurios de Nueva York que en el mismísmo Tíbet. La serie funcionó bien durante muchos años hasta que en 1986, cumpliéndose el 25 aniversario de la Marvel, el por entonces editor Jim Shooter, un experto en hacer que los dibujantes de la casa de las ideas se pasasen a la competencia (DC Comics), decidió cerrar la colección que acabaría con la muerte de un nuevo personaje, el Capitán Héroe, y las aventuras de nuestro dúo se cancelarían.

La Fuerza del Puño de Hierro
La irrupción en el circuito norteamericano de los filmes de Bruce Lee y similares a comienzos de los 70, provocó un arrasador éxito del kung-fu entre la población estadounidense. La Marvel creó ante tal vorágine por las artes marciales el personaje de Sang-Chi, maestro del kung-fu, en una serie de crudas aventuras que en nuestro país pudieron leerse en los Relatos Salvajes de Vértice. Eran momentos de tensión racial en los USA, y esto daría lugar a la aparición de los Hijos del Tigre, trío compuesto por un asiático, un negro y un blanco, la incorporación de una chica, asiática, provocaría la disolución del grupo, cuyos integrantes saldrían posteriormente con asiduidad en las páginas de Powerman y Puño de Hierro.
Pero la Marvel buscaba un héroe especialista en las artes marciales que fuera blanco, para que la mayoría de sus lectores se sintieran más identificados. Así nacería en 1974 el personaje de Puño de Hierro: Danny Rand, un chico de dinero neoyorkino que se criaría en el Tibet, aprendiendo a usar su cuerpo como un arma viviente, y cuya concentración hace que cree el “puño de hierro”, cuyo golpe es demoledor. La idea vino inspirada por el film Los cinco dedos del Kung-Fu (Cheng Chang Ho, 1972), interpretada por Lo Lieh y producida por los Shaw Bros. La Warner Brothers se encargó de su distribución en los USA dándole mucha promoción y consiguiendo el mayor éxito del género junto a los filmes de Bruce Lee. En 1977, dibujado por John Byrne y con guión de Chris Claremont (quienes nos brindaran algunas de las mejores historietas de la Patrulla X), la Marvel decide unir los caminos de Danny Rand y Luke Cage en Puño de Hierro, corazón de piedra, aventura en la que también intervienen las Hijas del Dragón y Bush Master. La aceptación por parte del público unió definitivamente las aventuras de tan diferentes héroes. Está en preparación la traslación al cine de Puño de Hierro, hasta el momento sólo sabemos que el encargado de interpretar a Danny Rand será Ray Park (La amenaza fantasma), un especialista en las artes marciales.
- Alfonso & Miguel Romero -

Volver a empezar
Los lectores seguían acordándose de los comics de Powerman, y a principios de los 90 se edita la nueva colección de Luke Cage, pero con un cambio de look: ya no lleva las botas amarillas de caña alta, sino unas de tipo militar, ni sus camisas amarillas (que siempre acababan destrozadas) ni su peinado afro, sustituido por uno que recuerda al del boxeador Mike Tyson. También desaparece la cadena que llevaba de cinturón. La nueva colección tiene lugar en 1992, dos décadas después de su primera aparición, y ya no vive en la ciudad de los rascacielos sino en Chicago, la ciudad de los vientos. Pero ésta acabó disolviéndose por sus bajas ventas. Sería en el número 3 de una colección limitada de Spiderman donde Luke Cage vuelve a Nueva York y es contratado por el Daily Bugle para combatir con el Escorpión, que ha secuestrado a su director Jonah Jameson. En una rueda de prensa Powerman vuelve a recordar a Muhammad Alí y a José Legrá, y se encuentra de nuevo con su viejo amigo Puño de Hierro, revivido en un número de la colección de Namor. También aparece una irreconocible Misty Knight, Collen Wing y D.W., que ha heredado el cine de su tío tras la muerte de éste. Al final se unen a Spiderman y tras acabar con el Escorpión y rescatar al malhumorado editor del Bugle, vuelven cada uno por su lado hasta que...
Un super-grupo llamado Héroes de Alquiler A finales de la década de los 90, Puño de Hierro con la ayuda de la Antorcha Humana original decide crear un super-grupo llamado Héroes de Alquiler, y le propone a Powerman que se les una. Al principio rehúsa pero finalmente volverá junto a su viejo compañero y otros super-héroes como Hulka, Caballero Negro, una nueva versión en chica del Tigre Blanco, y distintos super-héroes que van entrando y saliendo de la serie. En uno de los últimos números Powerman le cuenta a Hulka sus orígenes y que su nombre real no es Luke Cage, sino Carl Lucas, la verdad es que en esta serie éste no tenía tanto protagonismo como Puño de Hierro. Estos nuevos héroes de alquiler recordaban más a los Defensores que a las viejas historias del dúo Powerman-Puño de Hierro, y nuestro protagonista se cambiaba de indumentaria constantemente, hasta volvería a llevar su inseparable cadena a la cintura. Esta nueva serie sólo llegó al número 19.

Marvel Knights
En estos comics Luke recupera su uniforme original, incluida sus botas amarillas de pirata, y es contratado por el Caballero Luna para formar parte con otros super-héroes solitarios como la Viuda Negra, Sang-Chi y Daredevil, que nunca vio con buenos ojos la incorporación de nuestro protagonista en el grupo porque alquilaba sus servicios. Con quien Powerman haría buenas migas sería con el maestro del kung-fu, quizá porque tenían como amigo común a Puño de hierro.Epílogo De momento es, que yo sepa, lo que se ha publicado de Luke Cage en España, un super-héroe distinto entre otras cosas porque salió de la blaxploitation. Paradójicamente aunque surgió de un género cinematográfico nuestro protagonista nunca ha sido llevado al cine, pero vista la poca fidelidad a la obra original de los héroes Marvel; que Jim Brown, Fred Williamson y Bernie Casey están ya mayores, y que en Hollywood puedan elegir a cualquier mequetrefe... mejor así!!!.
- Eduardo Álvarez Cónsul -

¿Jim Brown en el origen de Powerman?
Es obvio que la fisonomía de Powerman es muy parecida a la de los actores de color de su época Bernie Casey y, sobre todo, Jim Brown. Además este último y el personaje de comics guardan más paralelismos. Jim Brown, nacido en 1935, llegaría a lo más alto del fútbol americano con los Cleveland Browns. Al igual que hiciera antes Woody Strode, y paralelamente a él Fred Williamson, Brown deja el deporte y encamina sus pasos al cine, debutando en 1964 como uno de los protagonistas del estupendo western político Río Conchos de Gordon Douglas. Tras ésta formaría parte de Los Doce del patíbulo de Robert Aldrich en 1967. Al año siguiente acompaña a Rock Hudson y Ernest Borgnine en Estación Polar Cebra de John Sturges, y empieza a tener papeles principales en cintas como El reparto (Gordon Flemyng, 1968), Los 100 rifles (Tom Grier, 1969) o Tick...tick...tick (Ralph Nelson,1969). En 1969, producida por William Castle para la Paramount y con realización de Buzz Kulik, Jim encabeza Motín junto a Gene Hackman (con quien había coincido el año antes en El reparto), la primera de sus películas sobre fugas carcelarias. Motín, con algunos momentos que se anticipan a la blaxploitation, cuenta la historia de un falso amotinamiento como cortina para tapar una escapada de la que sólo Brown saldrá victorioso. Al año siguiente también tendrá que huir de prisión al comienzo de El Cóndor, western producido por André de Toth, dirigido por John Gillermin y con guión de un Larry Cohen que acababa de ver Django (Sergio Corbucci, 1966). Con la llegada de las black action movies, nuestro protagonista se convierte pronto en uno de los más importantes actores del género, protagonizando Pólvora negra (Robert Hartford-Davis, 1972) o Operación Masacre (Jack Starrett, 1972), en la que encarna por primera vez al vigilante Slaughter, papel que repetiría al año siguiente en Masacre, de Gordon Douglas. En 1973 intervendría en dos filmes con cárceles y fugas, Yo escapé de la Isla del Diablo, de W. Witney, y The slams, de Jonathan Kaplan. En la primera, Brown lidera un pequeño grupo de convictos que tratan de huir de la isla prisión situada en la Guyana Francesa desde mediados del siglo XIX a mediados del XX, hoy paraíso para ricos. Al final sólo Jim conseguía salirse con la suya mientras sus compañeros perecían en el intento. Si ésta es una cinta de aventuras, más en el terreno de la acción pura está The slams, editada en video en nuestro país con el mismo título, y emitida por Antena 3 y TCM en horario de madrugada a veces con el título de A golpes. Producida por Gene Corman para la MGM/UA y realizada por un joven Jonathan Kaplan, Jim Brown es aquí Curtis Hook, que junto a dos socios roban un millón de dólares y acaban a tiros, saliendo Hook herido y como único superviviente. Dará con sus huesos tras los barrotes, no sin antes haber escondido el dinero que todos ansían. En el reparto: Judy Pace (asidua de las blaxploitation, El patrullero Lattimer, Hombres duros, Aliento frío...), Paul E. Harris, Ted Cassidy (el mayordomo de La familia Adams televisiva original) y con Dick Miller en un cameo. The slams guarda no pocos puntos en común con el origen de Powerman, publicado un año antes, por lo que si Jim Brown sirvió para definir el personaje de Luke Cage (tanto físicamente como en sus aventuras de fugas carcelarias), el filme de Kaplan parece haberse basado en el comic de Powerman. Sean éstas simples conjeturas o no, todo es un círculo, y vuelta al origen, en los 80 la Marvel volvía a fijarse en The slams en un guión para El Castigador, “Círculo de sangre”, publicado en España por Forum en su colección Marvel Héroes. Sobre Jim Brown, en la década de los 80 permanecería menos activo, volviendo en los 90 en un montón de títulos, muchos a modo de homenaje: Fred Williamson recuperaba a las viejas glorias de los 70 en Hot city (Larry Cohen, 1995), Tim Burton requiere su presencia y la de Pam Grier en Mars Attacks! (1996), Spike Lee cuenta con él para He got game (1998) y Oliver Stone lo colocaba no por casualidad como entrenador de fútbol americano en Un domingo cualquiera (1999). Además del documental Jim Brown, all American man dirigido por Spike Lee recientemente. Respecto a una traslación al cine de las aventuras de Powerman, la idea viene rondando por los estudios desde 1993, y todavía guarda espera. La cuestión sería ya no quién lo interpretaría, sino en que época del personaje ambientarían la historia. Para el público actual no es muy comercial situar un film de acción en los 70. Como hicieron con Blade (Stephen Norrington, 1998) donde Hollywood se acogió al modificado personaje recuperado en los 90 y no al original de dos décadas antes, mucho más chulo y deslenguado, que lucía pelo afro y un look entre los black panthers y el Shaft de Richard Roundtree.
- Alfonso & Miguel Romero -

Superhéroes Negros
Aunque cueste creerlo, el primer héroe negro era una deplorable y estereotipada caricatura que atendía al nombre de White Wash, e hizo su aparición en 1941, cuando la primitiva Marvel (por entonces llamada Timely) había creado los Young Allies Comics, donde los super-héroes Bucky y Toro tomaban parte en la 2º Guerra Mundial acompañados de varios chicos. En 1963, en la colección Sargento Furia aparecía, entre el variopinto grupo de comandos que acompañaban a Nick, un soldado de color llamado Gabe Jones, que antes de alistarse en el ejército había sido trompetista de jazz. Gabe volvería a aparecer, como agente de Shield, en la colección en la que su amigo Furia ascendía a coronel.
Tendría que ser en 1966 en las páginas de los 4 Fantásticos donde nos encontraríamos con el que se puede considerar el primer super-héroe negro. Era Pantera Negra, de nombre real T’Challa, príncipe del imaginario país africano Wakanda. Más tarde Pantera Negra ingresaría en la nómina de los Vengadores, y además de formar parte del super-grupo más poderoso del universo Marvel, conseguía trabajo de profesor en un instituto de Harlem como un ciudadano afroamericano más, preocupado por la situación de su gente en plena reivindicación de los derechos civiles, movimiento liderado por el Dr. Martin Luther King. Más adelante este héroe se enfrentaría al tristemente célebre Ku Klux Klan. Ya en los 80 tendría que vérselas con unos villanos blancos procedentes de un país imaginario que recordaba inequívocamente a Sudáfrica. Dos años después de la primera aparición del anterior, surgía en la colección del Capitán América otro de los más recordados héroes de color, el Halcón, y no sólo aparecía como compañero de aventuras del vengador estrellado, sino que llegaría a compartir título, siendo la colección llamada “Capitán América y el Halcón”. Éste tenía su identidad secreta como trabajador social en el neoyorkino barrio de Harlem. En varios números de dicha colección fuimos conociendo personajes como su novia Leila Tyler, una mujer militante, o Rafe Michel, un granuja rival del Halcón por el amor de su chica y que dirigía una pandilla callejera llamada los Cráneos Plateados. Este problemático barrio negro estaba dominado por el gangster de color Morgan, una versión afro de Kingpin.
En la década de los 70, algunos super-héroes negros consiguen incluso colección propia, es el caso del antes mencionado Pantera Negra, primero en la colección Jungle Action. Muchas historias fueron dibujadas por un joven afroamericano llamado Billy Graham, que le daba otra dimensión al personaje. Goliat Negro sería otro super-hombre que surgió en esta década, una respuesta de color al vengador Goliat, cuya colección sólo duraría 5 números, y que pasaría años después a ingresar en las filas de los efímeros Campeones. Y en la colección Vampire Tales aparece Blade, el cazador de vampiros, que armado con estacas se dedica a apuntillar chupa-sangres por las calles de Londres y que acabaría aliándose con otros enemigos del mismísimo Conde Drácula. Llevado al cine en los años 90, Blade se convertiría en el primer éxito cinematográfico de la Marvel después de varios fracasos de otros personajes de la casa de las ideas. Aunque la gente de Hollywood se tomaron algunas licencias, como poner a Blade de medio vampiro cuando eso en el cómic era totalmente falso. En la colección de La tumba de Drácula, el legendario conde transilvano mordía a Blade para volverlo vampiro sin conseguirlo, pues era inmune a sus mordeduras al haber sido dado a luz por una madre “infectada”. En 1972 tendría lugar el super-héroe negro que durante más tiempo ha disfrutado de colección propia, nos referimos a Powerman, al que en estas mismas páginas ya le hemos dedicado un artículo. El más particular de los héroes de color de la Marvel fue el Hermano Vudú, que había nacido en Puerto Príncipe (Haití, cuna del vudú), residía en la enigmática y mágica Nueva Orleáns y se comunicaba con sus hermanos del más allá, como su nombre indica era un experto en magia negra. En sus cómics de los años 70, el Hermano Vudú ayudaba a los chicos del ghetto negro y vestía túnicas africanas, recordando a los films blaxploitations de la década. Entre los super-villanos de raza negra cabe destacar al gigantesco Bola de Trueno, que formaba la Brigada de Demolición junto a otros maleantes blancos: Bulldozer, Martinete y Destructor. Todos ellos colosales que se enfrentaron a Thor, Puño de Hierro y tomaran parte en las Guerras Secretas, aunque por desgracia en esta desaprovechada serie la banda liderada por el Destructor perdiera todo su potencial. Otro villano de la misma etnia fue el Cóndor, enemigo del entonces adolescente Nova. Para terminar dos super-villanos que se pasarían al lado de los buenos gracias a la intervención de Spiderman y que acabaron como compañeros formando parte del Grupo Salvaje de la Marta Plateada: estos eran el Merodeador y el Corredor Cohete.
- Eduardo Álvarez Cónsul -

2 comentarios:

Jamaa Fanaka dijo...

Este artículo es soberbio. Lo tengo por ahí impreso y lo he consultado muchas veces. Yo tenía pensado hacer uno sobre superhéroes negros en la DC pero veremos a ver si tengo algo de tiempo y paciencia para hacerlo. lastima que Luke Cage no haya tenido una continuidad más coherente en la casa de las ideas. Saludos.

Anónimo dijo...

Hola Eduardo. Me interesaría una copia de COMANDO ANTIDROGA. Gracias

E-mail: luis.navarone@gmail.com